Blog

Un gestor de fondos de inversión que impacta socialmente a América Latina: Andes Impact Partners

Septiembre 8, 2021

“Yo soy, porque nosotros somos” es la frase insignia de la filosofía Ubuntu y que recuerda Jaime Ramírez, uno de los socios de Andes Impact Partners, al hablar de la esencia que tiene este nuevo gestor de fondos de inversión. Un gestor de fondos que busca el impacto social en toda América Latina. Un gestor de fondos con el que sus socios buscan comprobar que el capital económico y el desarrollo social no van en contravía y que, en cambio, alineados pueden eliminar brechas sociales.

Natasha Barantseva, Julio Ayca y Jaime Ramírez son las tres personas que se asociaron para fundar Andes Impact Partners. Se encargan de gestionar el capital recaudado para cada fondo de la mejor forma posible, y se aseguran de generar impacto real y medible a través del apoyo económico a empresas pequeñas y medianas. Este tipo de compañías en Latinoamérica generan el 70% del empleo y hasta el 40% del producto interno bruto. Para muchos de estos negocios crecer implica trámites de difícil acceso por falta de tiempo, equipo de trabajo o conocimiento. Pensando en este tipo de negocios los tres socios crearon este gestor de fondos de inversión, para verlas crecer, y así, mejorar la calidad de vida de sus empleados, sus cadenas productivas y las de sus comunidades.

Tras diez años de trabajar juntos en Grassroots Business Fund (GBF) a Natasha, Julio y Jaime se les presentó una oportunidad que no podían rechazar: un banco de desarrollo y dos family offices deseaban sumar capital en un fondo de inversiones para impactar a América Latina y que fuera administrado desde allí mismo. De ser compañeros de trabajo en GBF, se convirtieron en socios. Por eso, hablar de este gestor de fondos de inversión lleva a ahondar en la vida y convicciones de sus creadores, así como de la gestación de su primer fondo llamado APF.

¿Quiénes lideran Andes Impact Partners?

Por su fluido español muchos pensarían que Natasha Barantseva es latina de ascendencia rusa, pero en realidad ella nació en Moscú. Un profesor le despertó su interés por la cultura latinoamericana mientras estudiaba en España. Al llegar a Estados Unidos a cursar sus Maestrías y tras comenzar a trabajar en GBF, se sumergió del todo en la cultura hispanoparlante. Con su labor en GBF viajaba constantemente entre Bolivia, Perú y Colombia apoyando inversiones de impacto social. Actualmente, se encuentra con su familia en el país del pisco y los ceviches, desde donde busca a los inversionistas y administra el capital recaudado para su primer fondo, APF.

Por la cabeza del peruano Julio Ayca no se asomaba la intención de ser emprendedor, tampoco de trabajar en temáticas de desarrollo sostenible. Esto cambió tras su paso laboral por Nicaragua y hablar con decenas de emprendedores. Su interés por el impacto social aumentó y se profundizó al llegar a GBF y regresar a su país natal, donde era evidente la desigualdad en término de oportunidades -como en todo el continente-. Bajo la responsabilidad de Julio, está mitigar los riesgos de las inversiones y analizar el comportamiento del portafolio de su empresa en los fondos que vayan constituyendo.

Jaime Ramírez, un bogotano que ha vivido en Perú, España, India, Kenia y hasta el Reino de Suazilandia en África, sabía que debía haber algo más en la vida que lograr que los que tienen dinero puedan acumular más capital. La respuesta la encontró en el corazón del continente aficano donde entendió cómo el impulso económico a las iniciativas con más necesidades deja una huella en varias comunidades. Desde entonces a esto ha dedicado su vida. En Andes Impact Partners revisa que el engranaje operativo funcione perfectamente, mientras reconoce que todas las personas somos parte de un sistema, que estamos conectados y que cada acción afecta positiva o negativamente a quiénes están a nuestro alrededor.

Una unión con propósito

Julio, Natasha y Jaime -como socios de Andes Impact Partners- encontraron un propósito en común: apoyar a empresas que impacten socialmente. Hacen esto, pues han visto de primera mano cómo con un poco de impulso económico, cambia la vida de las personas, sus familias y la de toda una cadena productiva.

Hoy en día buscan trabajar con al menos 10 empresas formales. Las condiciones son que estén comprometidas con la igualdad de género y que en conjunto impacten positivamente la vida de 125 mil personas de comunidades desatendidas, a través de toda su cadena productiva. Sus nichos de interés son empresas pequeñas y medianas, dedicadas a la agroindustria, a la manufactura liviana y a la tecnología inclusiva; industrias que son consideradas resilientes durante y posteriormente a la crisis que genera la Covid-19.

La historia de Andes Impact Partners comienza con la convicción de juntar acciones que aporten al fin de la pobreza, la igualdad de género, el trabajo decente y crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, así como la producción y consumo responsables.

Los socios tienen una visión de región que comprende que hay que darle mejores oportunidades a cada persona y para eso han encontrado -y buscan permanentemente- personas e instituciones que deseen invertir capital en APF o en nuevos fondos, sabiendo que, además de obtener retornos, impactan la calidad de vida de comunidades vulnerables en la región Andina.

Ubuntu es la filosofía que ponen en práctica diariamente Natasha, Jaime y Julio, los socios de Andes Impact Partners. Una filosofía que han divulgado personalidades de la talla de Desmond Tutu y Nelson Mandela. Todos ellos entendieron, que como dice una de las máximas Ubuntu, una persona es una persona a causa de los demás.